fbpx

SEGUINOS

Un mes después de la explosión de Beirut Oxfam advierte de que miles de personas no pueden pagar ni la puerta de entrada de su casa

  • La organización advierte que el salario mínimo no llega a 500 dólares al mes. El costo de reemplazar una ventana ahora es de casi 500 dólares y el de una puerta de hasta 1000 dólares.
  • Oxfam está trabajando con organizaciones libanesas para garantizar que las personas con más dificultades no se queden atrás.

04/09/2020

Un mes después de la explosión en Beirut, la capital de Líbano, decenas de miles de personas vulnerables no pueden reconstruir sus hogares, y una sola puerta de entrada cuesta el equivalente a dos meses de salario mínimo, ha advertido hoy Oxfam.

La desigualdad, la inflación y la COVID-19 han agravado este desastre humanitario para decenas de miles de personas, lo que hace que les sea casi imposible recuperarse.

“La enorme inflación ha significado que el coste de los materiales básicos necesarios para reconstruir hogares y negocios esté fuera del alcance de miles de personas que ya estaban luchando por sobrevivir antes de la explosión. Si bien el salario mínimo es poco menos de 450 dólares al mes, el coste de reemplazar una ventana ahora es de casi 500 dólares y una puerta de hasta 1000 dólares. Estas familias necesitan asistencia urgente para recuperarse de este desastre y reconstruir sus vidas ”, ha dicho Bachir Ayoub, portavoz de Oxfam en el Líbano.

La explosión se produjo en un momento en que miles de personas ya estaban al borde del abismo. Se estima que el 50 % de la población vivía por debajo del umbral de la pobreza, el valor de la lira había caído un 80% desde octubre, los trabajadores y trabajadoras migrantes eran abandonados y obligados a quedarse en las calles, era casi imposible acceder a efectivo y las medidas restrictivas para contener la pandemia impedían que los trabajadores ocasionales llegaran a sus puestos de trabajo.

Tras la explosión, se estima que 70.000 trabajadores y trabajadoras más están ahora desempleados. La mitad de todos los establecimientos mayoristas, minoristas y de hostelería cercanos al lugar de la explosión han quedado destruidos.

En las zonas más afectadas, la mayoría de las personas son trabajadores y trabajadoras de ingresos bajos y medios que ganan el salario mínimo o menos. La mayoría ha perdido su trabajo en el puerto o los negocios en las áreas devastadas. Mucha gente no puede llevar comida a su mesa, y mucho menos reparar sus casas”, ha agregado Ayoub.

Los casos de coronavirus aumentan y el coste de una sola prueba es de 100 dólares, fuera del alcance de la mayoría de las personas.

Oxfam está trabajando con organizaciones libanesas para garantizar que las personas más marginadas de Beirut no se queden atrás y tengan el apoyo que necesitan para recuperarse de la explosión.

La respuesta conjunta de Oxfam con los socios se centrará, a través de organizaciones locales, en llegar a las personas con discapacidad, personas mayores, las mujeres y las niñas -que ahora corren un mayor riesgo de sufrir violencia debido a la inseguridad en los hogares-, las personas trabajadoras migrantes, los refugiados y refugiadas y la comunidad LGBTQ+.

La respuesta dirigida por las organizaciones socias de Oxfam está brindando a más de 9.000 personas ayuda que va desde efectivo y alimentos de emergencia, servicios médicos, apoyo para la salud mental, asistencia legal y ayuda para reparar y reconstruir hogares y negocios.

Pero todavía queda mucho por hacer para que Beirut comience a recuperarse. Celine El Kik, trabajadora social de KAFA, organización aliada de Oxfam, dice que las secuelas mentales de la explosión persistirán mucho después de que se haya reparado el daño físico. “La explosión del puerto nos afectó a todas, pero especialmente a las mujeres que ya eran vulnerables. Estamos brindando apoyo social y legal, así como dinero en efectivo para las personas que perdieron sus trabajos o sus casas”.

Oxfam pide una distribución justa y equitativa de la ayuda para brindar un apoyo fundamental a estas comunidades y personas que no podrán hacer frente a la situación y reconstruir sus vidas sin una ayuda específica y transparente.

“Nos preocupa que la creciente desigualdad y el sufrimiento que ya estábamos viendo en algunas de las comunidades más vulnerables del Líbano, como los refugiados y los trabajadores migrantes, los ancianos y la comunidad LGBTQ +, empeore y que estás personas se queden aún más atrás”, agregó Ayoub.

Notas para la edición:

  • El salario mínimo en el Líbano está fijado por el gobierno en 675.000 libras esterlinas, lo que equivale a 450 dólares.
  • Un metro cuadrado de vidrio de calidad media (6 mm) costaba 16 dólares antes de la explosión. Después del 4 de agosto, y con los precios en aumento en el mercado, el Ministerio de Economía especificó los precios de un metro cuadrado de vidrio con marco de aluminio en 500 dólares.
  • El precio medio de mercado de una puerta con cerraduras de calidad es actualmente de 700 a 1000 dólares.
  • Para responder al impacto de la explosión, Oxfam está trabajando con 11 organizaciones locales para brindar apoyo de emergencia, incluida la distribución de paquetes de alimentos y la provisión de asistencia monetaria temporal y de emergencia, rehabilitación del hogar, asistencia y consulta legal, apoyo psicosocial y médico. Los servicios se brindan a familias e individuos en las áreas afectadas, incluidas mujeres, niñas, miembros de la comunidad LGBTQ+, personas con discapacidades y trabajadores migrantes.
  • Nuestros socios para la respuesta de Beirut son el Centro Libanés de Derechos Humanos (CLDH), KAFA, Movimiento Antirracismo (ARM), Basmeh y Zeitooneh (B&Z), Sindicato Libanés de Discapacitados Físicos (LPHU), observatorio libanés de los derechos de los trabajadores y empleados (LOWER), HELEM, Legal Agenda (LA), Mada Association, Arc En Ciel y People’s Solidarity, organizada por una entidad asociada llamada Social Media Exchange (SMEX)
  • Desde marzo de 2020, Oxfam en el Líbano ha estado respondiendo a la pandemia de COVID-19 para abordar las necesidades de las comunidades vulnerables en el valle de Bekaa. Junto con los socios locales, Oxfam continúa distribuyendo agua, jabón y kits de desinfección a los refugiados en los asentamientos informales con tiendas de campaña.
  • Oxfam en el Líbano trabaja en programas de ciudadanía activa y buen gobierno, justicia económica y de ayuda humanitaria.
  • Oxfam trabaja en el Líbano desde 1993 brindando asistencia humanitaria a personas vulnerables afectadas por conflictos y promoviendo el desarrollo económico, la buena gobernanza a nivel local y nacional y los derechos de las mujeres a través del trabajo con socios locales. Oxfam también trabaja con socios locales para contribuir a la protección y el empoderamiento de mujeres y hombres marginados.
  • Líbano alberga el mayor número de personas refugiadas per cápita del mundo: una de cada cuatro. En respuesta a la crisis de Siria, Oxfam ha estado proporcionando agua y saneamiento, y dinero en efectivo de emergencia, ayudando a las personas refugiadas con problemas de protección legal y apoyando a las pequeñas empresas y la creación de empleo en el sector privado. Oxfam trabaja actualmente en el norte de Líbano, el valle de Bekaa, el sur de Líbano y en campamentos y asentamientos palestinos.

 

Contacto para medios

Agostina Amato Varela en Argentina

agostina.amato@oxfam.org

+54 (911) 3669-8876